Entre la tolerancia y la disciplina

0
21



Al recordar el título de este libro, se hace eco de un fenómeno emergente y preocupante en los últimos tiempos; se trata de padres de clase media que ya no pueden con sus hijos y recurren hasta extremos de acudir a instituciones públicas para que se hagan cargo de sus hijos adolescentes.

El grito es “ya no puedo más, que sea el Estado el que asuma la responsabilidad” ; así un arquitecto entregó a un centro de acogida a su hija prostituta de 15, o una madre denunció a su hijo adolescente por malos tratos.

Ultimamente se suceden las denuncias de padres por malos tratos de sus hijos y hay varias sentencias que han obligado a los hijos adolescentes a abandonaržel hogar paterno. Paralelamente, se observa una nueva violencia juvenil que no tiene nada que ver con las viejas pandillas de los suburbios.

Ahora, chicos de 14 años roban en los súper artículos que no tienen ninguna necesidad (ni probablemente deseo) de poseer. Ahora, pandillas de niños/as de clase media, perfectamente vestidos con sus ropas de marca, se reúnen los fines de semana para “ ir de caza” o “ montar bronca”žpor los bares y discotecas.

Una, acostumbrada a las viejas películas de pandilleros suburbiales, tristes, pobres y sin futuro, no puede menos que asombrarse ante estos nuevos delincuentes de dentadura perfecta, cuerpos atléticos que denotan una magnífica nutrición y un adecuado ejercicio físico, tardes de academia de inglés o informática, estudios de música y danza… y así hasta el infinito.

¿Qué nos está pasando?, ¿qué estamos haciendo mal en ésta nuestra sociedad de bien-estar?.

5 / 5 stars     
Booking.com