Una boda inesperada

0
300

boda

Las bodas son algo que suelen anunciarse con antelación, pero en ocasiones ocurren cosas inesperadas que pueden llevar a una pareja a contraer matrimonio rápidamente. En estos casos, suelen invitar solo a los amigos más íntimos y a la familia más allegada conocedores de que una boda inesperada es un compromiso económico muy grande.

Si te ha tocado una invitación de este tipo quizás estás buscando alguna excusa para no acudir a la ceremonia y no tener que ofrecer tanto regalo ni comprar la ropa. Incluso siendo solo dos los que acudís al evento, el gasto económico es importante.

En estos casos lo mejor es pensar en positivo, ¿podría haber un modo de ir a la boda y poder pagarlo todo dentro de un mes? De este modo, el dinero de la ropa y del regalo saldría de dos sueldos en lugar de uno y sería mucho más llevadero. O, quizás, pagarlo cómodamente en varios meses para que no haya agobios y no se te atragante la tarta de la boda.

Créditos rápidos para salir del paso

Los créditos rápidos pueden ayudarte a salir de este apuro de cualquiera de las dos maneras. Si no necesitas una cantidad excesivamente alta ya que, por ejemplo, puedes reciclar ropa de otras bodas, entonces puedes recurrir a un microcrédito. Se trata de un préstamo por un importe bajo, generalmente de menos de quinientos euros, para devolver en un plazo de tiempo muy corto.

Muchas empresas de microcréditos ofrecen la posibilidad de que el primero de los que se pidan salga gratis, es decir, sin intereses e incluso sin gastos de gestión. Si se pidieran trescientos euros, habría que devolver tan solo esa cantidad. Vendría a ser como pedir el dinero a tus padres o a un amigo de total confianza. Una vez que se cobra, se devuelve todo el dinero y uno se olvida del préstamo.

Préstamos para cubrir todos los gastos

Pero si hace falta una cantidad un poco más elevada, por ejemplo para el regalo, la ropa y un desplazamiento hasta el lugar de la boda, entonces hay que recurrir a créditos igualmente rápidos pero con otras condiciones. El importe sería un poco mayor, pero a cambio se puede pagar en un plazo de tiempo más largo lo que lo hace mucho más cómodo.

Así, se puede devolver todo lo que se ha pedido a lo largo de varios meses, escogiendo una cuota baja que no suponga un problema para la economía familiar. Pero no es la cuota lo único que hay que mirar con lupa, también los intereses del préstamo y sus gastos de gestión. Para poder comparar bien dos préstamos lo mejor es conocer la cantidad que se pagará una vez que haya finalizado el contrato y compararla en cada caso.

Se trata de conseguir un crédito que sea rápido, que no exija excesivos papeleos y que no salga demasiado caro. Así, la boda no será un motivo de agobio sino de felicidad y se podrá incluso acudir a la despedida de soltero o de soltera de forma desahogada y sin

4.5 / 5 stars     
Booking.com